Animes que inspiraron películas extranjeras

Animes que inspiraron películas extranjeras


Estos animes influyeron en algunas de las películas extranjeras más taquilleras y marcaron a las próximas generaciones de animadores de Japón. 

El anime es una fuente de inspiración para los creadores tanto nacionales como extranjeros. Sus historias se caracterizan por ser poco convencionales y por mezclar la ficción y la realidad de una forma única. Así como su variedad de temáticas y estilos que atrapan a cualquier publico.

Por ello, te presentaremos algunos animes que inspiraron películas extranjeras. A pesar de la influencia de la animación japonesa, cada trabajo es distinto y tiene su propio toque. 

Akira

No podemos empezar este listado de animes que influyeron en películas extranjeras, sin mencionar la obra de Katsuhiro Otomo. Desde su estreno en 1988, se convirtió en todo un éxito. Akira fue crucial en la incursión y la popularidad del anime en Occidente. Básicamente, abrió el camino a todas las series que amamos hoy en día.

Akira causó revuelo por su innovadora animación y, su narrativa cyberpunk y fuera de lo común. Su papel como fuente de inspiración es tal que, tanto mangakas y cineastas extranjeros se declararon fanáticos de este anime.

Este anime considerado como una película de culto se ambienta en un Japón en ruinas tras las Tercera Guerra Mundial y camino a los Juegos Olímpicos. En Neo Tokio, Tetsuo y Kaneda, dos jóvenes motociclistas, se tropiezan con un proyecto militar que busca crear armas humanas. 

En este mundo post apocalíptico intervienen jóvenes con poderes telequinéticos, pandillas de motociclistas y grupos de rebeldes que pretenden derrocar a un sistema corrupto y autoritario. Todo con una animación sin precedentes y una historia capaz de mantener a cualquiera en el filo del asiento.  

Películas como Chronicle (2012), Looper (2012) y Midnight Special (2016), así como la popular serie Stranger Things, retoman algunas características e historias de los personajes de Akira.

Aunque su influencia no es tan expresa, cineastas como las hermanas Wachowski (The Matrix), Christopher Nolan (Inception) y Yeon Sang Ho (Peninsula) confesaron que Akira y Katsuhiro Otomo los inspiraron en sus respectivas películas. 

Ghost in the Shell 

Ghost in the Shell irrumpió a principios de la década de los noventa con su estilo cyberpunk. Perturbó por los conflictos éticos y filosóficos sobre las relaciones entre ser humano y máquina. Así como por otras problemáticas sociales y políticas que estaban entrelíneas.

Este anime transformó el género de ciencia ficción y demostró (al igual que Akira) que la animación no se limita a una temática o público en particular. Así, el anime de los noventa impactó y cautivó a la audiencia extranjera poco conocedora de Japón y su animación.  

Aunque Ghost in the Shell inspiró tanto a las generaciones siguientes de cineastas, la referencia más famosa son las hermanas Wachowski. Las creadoras de la Trilogía de The Matrix reconocieron la influencia de Ghost in the Shell en su trabajo, la cual es visible tanto en la historia como a nivel visual.

Situado en un mundo futurista, Ghost in the Shell abrió la discusión sobre la fusión entre el ser humano y la tecnología. En este anime, el cuerpo deja de ser útil mientras la mente navega en un mundo virtual e infinito. Esta premisa, retomada años después por The Matrix, puso sobre la mesa debates que en la actualidad siguen vigentes y causan preocupación. 

Perfect Blue 

Satoshi Kon no sólo es un aclamado director en el mundo de la animación japonesa. Sus trabajos, caracterizados por temáticas complejas y perturbadoras, son fuente de inspiración para cineastas como Darren Aronofsky, quien también comparte su estilo.

Desde su estreno en 1997, Perfect Blue estrujó nuestras mentes con un triller nunca antes visto. Mima, una idol japonesa, abadona su vida como cantante de j-pop para incursionar en la actuación. El salto a un mundo laboral y artístico más serio la lleva a acumular estrés y ansiedad como resultado de las presiones por el éxito y la fama. 

El estilo e historia de Perfect Blue inspiró dos largometrajes de Aronofsky: Requiem for a dream y Black Swan. En ambas películas, se retoma la crisis de identidad de los protagonistas, así como la mezcla entre realidad y ficción. Elementos que son puntos claves en el anime de Satoshi Kon.

En Black Swan, la influencia de Perfect Blue es más visible. Ambos filmes se sitúan en el mundo artístico y acompañan las catarsis y los alter egos de sus protagonistas. Incluso, hay una similitud con sus nombres (Mima en el anime de Satoshi Kon y Nina en la película de Aronofsky).

Paprika 

Basada en la novela homónima de Yasutaka Tsutsui, Paprika es todo un espectáculo y exposición visual repleto de un sinfín de colores y figuras que te dejarán sin aliento. Todo esto acompañado de una historia, cuya línea que divide la realidad y los sueños desaparece.

Estrenada en 2006, Paprika sigue a un grupo de científicos y sus esfuerzos para localizar el DC Mini, un dispositivo que permite entrar a los sueños de las otras personas. Para encontrar a la persona que robó este poderoso objeto, los científicos se aventuran al mundo de los sueños. Un viaje que los llevará a las profundidades del subconsciente y los hará dudar sobre su propia realidad. 

Del otro lado del mundo, Inception (2010) sobresale por una trama similar: un grupo de personas que intervienen en los sueños de otros a través de un dispositivo tecnológico. En realidad, el exitoso filme de Christopher Nolan tiene más en común con Paprika de lo que imaginamos.  

Además de la trama, el personaje de Ariadne (la estudiante de arquitectura) tiene una gran similitud con Paprika (el alter ego de la doctora Atsuko Chiba en el mundo onírico). Ambas se encargan de diseñar, construir y, hasta cierto punto, controlar los sueños.  

A nivel visual, Inception retoma varios momentos claves de Paprika como la escena del pasillo en el hotel o la toma de conciencia de las arquitectas de sueños. Esta última se muestra como si un espejo se rompiera. 

Aunque Nolan retoma a modo de homenaje algunos aspectos de Paprika, cada filme tiene su propio estilo y narrativa propia. El director de este anime, Satoshi Kon, sobresale por una representación más compleja y perturbadora sobre el mundo de los sueños y la realidad. 

Kimba, el león blanco 

El llamado Dios del anime, Ozamu Tezuka, estrenó Kimba en la década de los sesenta. Su serie animada sobre un león que se convertirá en el rey de la selva recuerda a uno de los grandes éxitos de Disney: El Rey León (1994).

En la creación de Ozamu Tezuka, Kimba es un cachorro que perdió a su padres. El león blanco debe combatir contra un corrupto rey león que usurpó el trono legítimo de su padre. 

El Rey León tiene varias similitudes con la producción nipona, desde los nombres de Kimba y Simba hasta la historia. A pesar de ello, Disney no se ha pronunciado al respecto. Sin embargo, la influencia de Kimba, el león blanco en el largometraje animado de Disney es inegable.  

Anime mecha

Guillermo del Toro es un admirador del cine japonés. En su filme Pacific Rim (2013) rindió homenaje al género mecha y kaiju (monstruos gigantes), ambos de origen nipón. El género mecha se distingue por sus temáticas, las cuales se centran en robots controlados por pilotos.  Algunos animes mechas clásicos como Mobile Suit Gundam y Mazinger Z.

En Pacific Rim, los kaijus ascienden desde el Océano Pacifico a través de un portal interdimensional con planes de acabar con la humanidad. Para evitarlo, deberán luchar contra ellos por medio de los Jaegers (robots gigantes de aspecto humanoide). Estos robots requieren de dos pilotos conectados a nivel neuronal para moverlos.

Los jaegers se asemejan a los EVA de Neon Genesis Evangelion. Además, la forma de operación de estos robots colosales con los pilotos tienen ciertas similitudes.

¿Ya conocías estos animes que inspiraron películas extranjeras? 



Deja tus Comentarios