Asia 360 Corea del sur

Chun Doo Hwan: el último dictador surcoreano ha muerto

Chun Doo Hwan: el último dictador surcoreano ha muerto

El ex presidente surcoreano, Chun Doo Hwan, falleció este 23 de noviembre a los 90 años de edad, a causa de complicaciones por mieloma múltiple. Sin embargo, las reacciones en todo el país y aquí te platicamos un poco acerca del porqué.

Por: María José Zazueta

¿Quién fue Chu Doo Hwan?

Después del asesinato del dictador Park Chung-hee, Chun Doo Hwan lideró un golpe de Estado con el cual logró tener bastante influencia dentro del nuevo gobierno. Poco después disolvió la Asamblea Nacional y se postuló como único candidato en las elecciones presidenciales de 1980.

El país se encontraba cada vez más bajo un mandato militar, lo que provocó otro golpe de Estado en 1980. La respuesta de Chun Doo Hwan fue declarar la Ley Marcial, bajo el pretexto de que Corea del Norte podría atacar el país.

Fue así como en mayo de 1980 sucedió el acontecimiento que marcó el régimen de Chun Doo Hwan como uno de los más violentos en la historia de Corea del Sur: el levantamiento o la rebelión de Gwangju. Esto fue tan sólo el inicio de su gobierno, que duró de 1980 a 1988, caracterizado por una ola de represión sin límites y un saldo de víctimas que aún no se aclara totalmente.

Puedes leer: A taxi driver, una película para recordar la masacre de Gwangju

La represión de Chun contra el levantamiento de Gwangju

A causa de las represiones y el régimen de violencia que Chun implementó contra la población surcoreana, comenzaron a surgir protestas en todo el país, en especial, en la ciudad de Gwangju, en la provincia de Jeolla. Estudiantes locales encabezaron diversas marchas en contra de la dictadura de Chun, sin embargo, la fuerza militar y policial respondió de manera violenta para frenar las movilizaciones. 

Muchas personas dentro y fuera de la península no sabían lo que estaba pasando en Gwangju, ya que los ciudadanos tenían prohibido salir de la ciudad y las líneas telefónicas se interrumpieron. Esto con el objetivo de que la prensa no pudiera informar sobre los terribles hechos que se estaban viviendo.

Puedes leer: Gwangju, cuna de idols y de la democracia surcoreana

El 18 de mayo de 1980, los residentes de Gwangju salieron una vez más a las calles a exigir justicia y fin a la dictadura de Chun, sin embargo, el ejército los reprimió brutalmente. Una nueva ola de violencia estalló y se extendió hasta el 27 de ese mes, dejando varias víctimas y una huella imborrable en la historia de Corea del Sur. Aunque el gobierno reportó que habían muerto entre 165 y 200 personas, testigos de los hechos declaran que fallecieron al menos entre 1000 y 2000 civiles.

Chun Doo Hwan fue declarado culpable de cometer estas atrocidades en contra del pueblo coreano y fue condenado a muerte en 1996. A pesar de esto, su ejecución no se llevó a cabo gracias a una falsa apelación y posteriormente fue liberado.

También te pude interesar: El sistema político y económico de Corea del Sur

El exdictador siempre negó haber tomado parte y dar órdenes en contra de los protestantes. En 2020 fue juzgado por difamación hacia uno de los testigos de la masacre, y recibió una condena de dos años.

En Corea del Sur, el fallecimiento de Chun Doo-hwan no generó luto en la población o dentro del mismo gobierno. Mientras algunos medios compartían la noticia sobre el ex-dictador, el actual presidente surcoreano, Moon Jae-in, y otras grandes plataformas de comunicación omitieron algún tipo de comentario al respecto.

Comentarios
About Author

Redacción K-Magazine

X