Asia 360 Corea del sur Cultura K-news

Las mujeres coreanas sufren violencia en el noviazgo: 5 datos que los dramas no muestran

Las mujeres coreanas sufren violencia en el noviazgo: 5 datos que los dramas no muestran

En Corea del Sur, la violencia en el noviazgo es un problema que ha dado paso a la impunidad y la injusticia, ante la falta de recursos legales para su eliminación.

En la mayoría de los Kdramas todo es amor y felicidad, siempre hay un chico que respeta y procura a la protagonista, y que nunca podrá hacerle ningún tipo de daño. Pero en la vida real, cualquier persona, incluso el novio, puede ser culpable de violencia en el noviazgo, y en Corea del Sur esta problemática se ha agudizado en los últimos años.

Aunque algunas producciones han abordado el tema de la violencia de género, en la mayoría de casos, la realidad supera la ficción. Así que en esta ocasión te compartimos algunos datos y cifras sobre cómo la violencia en el noviazgo sobrevive en Corea del Sur

1)La mayoría de las víctimas de violencia en el noviazgo son mujeres

esclavitud

En Corea del Sur, como en el resto del mundo, las víctimas de violencia en el noviazgo son, en su mayoría, mujeres. Nombrar y visibilizar las cifras permite entender cómo esta problemática, a pesar de que puede llegar a afectar tanto a hombres como mujeres, al final, tiene un impacto diferenciado en cada uno.

En 2019, el 98% de las víctimas de los delitos relacionados con violencia de noviazgo eran mujeres, de acuerdo con datos de la policía de Corea del Sur. Por otro lado, un estudio realizado por Korea Women ‘s Hot Line, una organización defensora de los derechos de las mujeres, reveló que cada 1,8 días una mujer fue asesinada o sufrió un intento de homicidio por su pareja masculina. 

“Cada año ocurren cerca de 10 mil incidentes de delitos relacionados con la violencia en el noviazgo, y las mujeres representan desproporcionadamente como víctimas”, dijo un funcionario de la división de litigios penales de la Agencia Nacional de Policía a The Korea Herald. 

Todo tipo de violencia provocada contra una mujer es resultado del establecimiento de relaciones de poder y vínculos sociales desequilibrados que demeritan lo femenino y obligan su subordinación a lo masculino, de acuerdo con un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El mismo organismo aclara que algo que permite diferenciar este tipo de violencia sobre otras es que “el factor de riesgo o de vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer”.

Te puede interesar: “Mi vida no es tu porno”: Las coreanas gritan contra el “molka”

2)En Corea, la violencia en el noviazgo está en aumento

Reunion de mujeres en Corea del Sur con carteles del movimiento Me Too.

Tanto en Corea como a nivel mundial, organizaciones, activistas y diversos sectores de la población alzan la voz y emprenden acciones diariamente para visibilizar y erradicar la violencia de género. Sin embargo, en la península esta problemática se ha agudizado.

De acuerdo con la Agencia Nacional de Policía se registraron 18 945 casos de violencia en el noviazgo en 2020, y ese mismo año se denunciaron en promedio 52 casos diarios. Cifras que contraste con los 14136 de 2017, que continuaron aumento con 18671 en 2018 y 19940 en 2019.

Por otro lado, en 2019 las autoridades de Corea del Sur detuvieron a 10 mil personas por violencia en el noviazgo, dato que supera los 7 mil registrados en 2013. 

3)En Corea se piensa que la violencia en el noviazgo es una cuestión “privada”

Activistas por los derechos al aborto se abrazan fuera de las puertas del Tribunal Constitucional. / Yonhap

De acuerdo con The Korea Times, en Corea del Sur especialistas estiman que la insuficiencia de leyes y sistemas para erradicar la violencia en el noviazgo se debe principalmente a que la sociedad considera este problema como una “pelea de amantes”. Por lo que las autoridades prefieren no intervenir en lo que entienden como “problemas personales de pareja”. 

“Dado que sucedió entre parejas, las autoridades investigadoras lo ven como una simple cuestión de amor, por lo que se abstienen de intervenir, lo tratan como algo trivial y cierran el caso en el acto”, declaró Choi Seon-hye, directora de Korean Women’s Hot Line, a The Korea Times.

Frenar la violencia contra las mujeres también implicar entender que las dimensiones y alcances de esta. Pues se trata de una violencia estructural que afecta a las mujeres, tanto en espacios privados como públicos, lo que vulnera y les impide acceder y disfrutar de los derechos y libertades en plano de igualdad con los hombres, de acuerdo con el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW) y la ONU.

Asimismo, organizaciones de derechos humanos, así como la legislación vigente constatan que la violencia de género debe entenderse como un problema estructural que el Estado tiene la obligación de atender.

“La violencia de género es el resultado de una discriminación estructural muy arraigada, que el Estado tiene la obligación de abordar. (…) De modo que prevenir y afrontar la violencia contra las mujeres no es un acto caritativo. Se trata de una obligación jurídica y moral, que exige medidas y reformas de índole legislativa, administrativa e institucional”,  menciona el informe de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. 

Puedes leer: Me Too: “¡No quiero ser bonita!”

4)Denunciar es un proceso difícil para la víctima

me too en corea del sur
Movimiento #MeToo en Corea del Sur, 8 de marzo 2018

En Corea del Sur, las víctimas de violencia de género se enfrentan ante un sistema judicial que, incluso puede criminalizarlas. Esto se debe a que durante el proceso de denuncia, las leyes permiten que los presuntos culpables presenten cargos de difamación penal contra sus víctimas. 

Las penas para este tipo de delitos pueden ser desde dos años en prisión hasta una multa máxima de 5 millones de wones, según The Korea Herald. Sentencias que incluso pueden llegar a superar a las del imputado. 

“La ley de difamación actual desalienta mucho a muchas víctimas de violencia sexual de presentar denuncias contra los perpetradores, ya que es prácticamente imposible tener una defensa válida contra una posible demanda por difamación”, mencionó una vocera de Korea Women’s Hot Line a The Korea Herald.

5)La sociedad no siempre ayuda a erradicar el problema

Menos de 30% de las mujeres consideran que la sociedad surcoreana es segura. Esto se debe a la violencia de género a la que están expuestas constantemente, de acuerdo con un informe del gobierno realizado en 2020.

La violencia de género se suma a otros problemas como la discriminación y la desigualdad con los que las mujeres surcoreanas deben enfrentarse cotidianamente. De hecho, Corea del Sur ocupa el lugar 127 de 153 países en el Índice Global de Brecha de Género 2020 emitido por el Foro Económico Mundial. 

De esta manera, la sociedad surcoreana aún tiene mucho que avanzar en cuanto a derechos de las mujeres se refiere. Aunque los roles y los valores tradicionales son obstáculos que promueven un papel sumiso y subordinado de la mujer coreana en la sociedad, cada vez más hay movimientos y luchas para cambiar la situación.

También puedes checar: El papel de la mujer asiática: entre la lucha y las costumbres

Comentarios
About Author

Aura Resendiz

Periodista en proceso. El anime, el kpop y los kdramas llegaron a mi vida en el momento perfecto. Los maratones de dramas son mi 24/7. ARMY 💜 y fan de Hoshino Gen. Intento leer mangas en japonés con mi JLPT N4 😅, que próximamente será N3.

X