¿Cómo entender la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

Vía: Conclusión


En los últimos meses hemos escuchado noticias sobre una guerra comercial entre China y Estados Unidos, una guerra que, según algunos empresarios y defensores del libre comercio, podría ser fatal para el comercio internacional. En K-Magazine nos dimos a la tarea de explicarte lo que sucede con ambos países.

¿Por dónde iniciamos?

El conflicto comercial entre China y Estados Unidos comenzó en enero de este año, cuando Estados Unidos impuso un arancel (impuesto especial sobre un producto) del 30% a paneles solares y del 20% a lavadoras domésticas importados. China es uno de los más grandes productores de paneles solares y esta medida lo afectaba directamente.

Desde entonces, ambos países han estado envueltos en una serie de ataques y contraataques arancelarios que no solo perjudican a la economía de ambos, sino que las consecuencias de estos actos se ven reflejadas en la relación comercial con terceros y la posibilidad de que otros países impongan medidas arancelarias que podrían afectar la dinámica del libre comercio a nivel mundial.

Trump, presidencia y promesas

Antes de anunciar su candidatura para convertirse en Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ya había afirmado que China era un enemigo del país americano y lo había dejado asentado en un tuit: “China no es nuestro amigo. Ellos no son aliados, quieren superarnos y si nosotros no somos lo suficientemente listos y resistentes, pronto lo harán”. Por eso no fue extraño para nadie que algunos de sus ataques a países extranjeros durante la campaña se centrarán en este país asiático.

Los ataques a China se enfocaron en dos temas económicos: el primero sobre lo “tramposos” que son los chinos para hacer negocios; y el segundo, que este país asiático le había “robado” los empleos a los estadounidenses. El segundo argumento tiene su base en la mudanza de empresas estadounidenses a países extranjeros que incluyen a China y México, debido a los bajos salarios y atractivos fiscales.

Al llegar a la presidencia, Donald Trump anunció que cumpliría con las promesas de campaña, entre las cuales se encontraban la construcción de un muro en la frontera con México y la devolución de empleos a los trabajadores de Estados Unidos, lo cual se traduce en renegociar acuerdos y generar incentivos para que las empresas estadounidenses se queden en suelo americano.

Sin embargo, el tema de China quedó pendiente hasta el año pasado, cuando en abril Trump ordenó al Departamento de Comercio iniciar una investigación sobre si las importaciones estadounidenses de acero y aluminio representaban una amenaza para la seguridad nacional. Y en agosto, ordenó investigar si China ejercía prácticas para obligar a las empresas estadounidenses a transferir tecnologías y propiedad intelectual.

La conclusión de la primera investigación fue que las importaciones de acero y aluminio ponían en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos, debido a que estos productos se utilizan principalmente en la industria militar. Por ello, el Departamento de Comercio aconsejó la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio chinos.

Los primeros pasos a la Guerra Comercial

Así fue como el 8 de marzo de 2018, Estados Unidos anunció un arancel del 25% al acero importado y un 10% al aluminio; sin embargo, por el momento, dejó fuera de esa aplicación a países aliados (Canadá y México) pero no se incluyó a China. Esto representó un duro golpe para la industria de acero china, ya que el país asiático es el mayor exportador de este producto.

China ya había tolerado la imposición de aranceles sobre los paneles solares en enero de este año; sin embargo, había anunciado que esta medida era grave para el libre comercio. También asumieron que ellos no empezarían una guerra comercial, pero que reaccionarían a una nueva imposición. Así que después de este movimiento, los chinos no se quedaron atrás y anunciaron aranceles a 120 productos estadounidenses y un 25% a 8 productos como el aluminio reciclado y la carne de cerdo.

¿Pero cómo afecta esta medida de China a Estados Unidos?

Estados Unidos es el tercer productor de carne de cerdo en el mundo (10 millones de toneladas por año acorde a datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos) y el segundo exportador. Aunque China produce 50 millones de toneladas por año, no es suficiente para solventar la demanda interna, por lo que importa esta carne y principalmente de productores estadounidenses, que cumple con las normas fitosanitarias de los chinos. Esta medida afecta directamente a los productores de carne de cerdo, quienes han visto reducidas sus exportaciones hacia China, uno de sus principales compradores.

Estados Unidos no tardó en reaccionar y al día siguiente anunció aranceles del 25 por ciento a la importación de 1 300 productos chinos por un valor de 50 000 millones de dólares, Algunos de los bienes afectados fueron las máquinas agrícolas, los textiles, refrigeradores, productos para la industria aeroespacial, entre otros.

Ante ese nuevo ataque, el Ministro de Comercio de China ,Zhong Shan, dijo que “suspendería sus obligaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para hacer frente a los aumentos correspondientes con la intención de salvaguardar los intereses chinos”. Así que el 4 de abril, China contraatacó con el aumento de aranceles hasta de un 25 por ciento a una lista de 106 productos estadounidenses que incluyen la soja, automóviles, productos químicos, aviones, whiskey y artículos de plástico.

La nueva medida golpeó directamente a empresas como General Motors y Boeing. GM desde hace unos años ha vendido más autos en China que en Estados Unidos y la imposición de aranceles pone en desventaja sus autos frente a otras marcas. En el caso de Boeing, las consecuencias son el alto coste de aviones con el nuevo arancel, lo que abre la posibilidad a otras compañías para acaparar el creciente mercado chino de aerolíneas, como es el caso de la francesa Airbus.

La aerolínea china Hainan Airlines utiliza aviones Boeing 787.

Esta es la primera parte del texto ¿cómo entender la guerra comercial entre Estados Unidos y China? no te pierdas la segunda parte  si quieres saber qué pasará en esta situación.

 



Deja tus Comentarios

Avatar
Egresada de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de la FCPyS UNAM.