Corea del Sur recibe el 2021 con la despenalización del aborto

Activistas por los derechos al aborto se abrazan fuera de las puertas del Tribunal Constitucional. / Yonhap


Desde el primer día de este 2021, la despenalización del aborto es una realidad en Corea del Sur. Pero este cambio no sucedió de la noche a la mañana, fue un proceso que llevó tiempo y aquí te contamos cómo el país obtuvo este logro.

A partir del 1 de enero de 2021, el aborto voluntario ya no será ilegal en Corea. Pues la ley que penalizó el aborto durante 67 años perdió sus efectos en el país. Esto como parte del fallo histórico constitucional del 11 de abril de 2019. 

 

Para contextualizar un poco, en el 2019, la Corte Constitucional surcoreana dictaminó que la ley emitida en 1953, la cual prohibía el aborto, atentaba contra el derecho de las mujeres a decidir. En ese entonces, la Corte sugirió la reforma de dicha legislación y estableció como límite el 31 de diciembre de 2020. 

En caso de no hacer las modificaciones pertinentes en ese período de tiempo, la ley de 1953 sería nula y con ello la prohibición del aborto. Ante la falta de reformas a la legislación de 1953, el aborto dejó de considerarse como un delito el 1 de enero de 2021.

Un grupo de mujeres surcoreanas de varias ciudades del país celebraron la despenalización del aborto a través de una sala de chat de Kakao Talk. Una hora antes del fin de año, reflexionaron sobre el movimiento pro aborto en el país y expusieron sus demandas para 2021. 

Durante su conversatorio, mencionaron algunos avances como el fallo constitucional derivado de la sentencia del 11 de abril de 2019, así como las constantes protestas en el país. Además, intercambiaron sus experiencias y las consecuencias de la penalización del aborto en los derechos de las mujeres. 

El aborto en la ley previa y la transición a la nueva reforma

La ley que penalizó el aborto en Corea del Sur se publicó en 1953. De acuerdo con esta normativa, el aborto era un delito con una pena de hasta un año en prisión o una multa de 2 millones de wones coreanos (1,685 dólares). 

Además dictaba que el personal médico que llevara a cabo el aborto con el consentimiento de la paciente recibiría una pena de hasta dos años de prisión.

Sin embargo, esta ley se consideró como inconstitucional el 11 de abril de 2019. La sentencia histórica elaborada por la Corte Constitucional surcoreana determinó que la prohibición del aborto trasgredía los derechos de las mujeres a la libre autodeterminación.

Corea del Sur dice sí al derecho de la mujer a decidir

En esa misma sentencia, se estableció el 31 de diciembre de 2020 como el último día para la antigua legislación. 

De esta forma, Corea recibió el primer día del 2021 con la despenalización del aborto. Aunque la derogación de la ley de 1953 es un avance en el movimiento pro aborto, el país aún no cuenta con una normativa que garantice un aborto libre y seguro

«La realidad que enfrentan las mujeres (surcoreanas) que tienen que soportar la violencia y el estigma (asociado con el aborto) no cambió», afirmó Na Young, directora de Share, un grupo defensor de los derechos de las mujeres a The Korean Herald. 

El papel de la mujer asiática: entre la lucha y las costumbres

Ante la falta de regulación en el procedimiento de interrupción del embarazo, las mujeres se ven expuestas a situaciones que ponen en peligro su vida. Por lo que grupos de mujeres continúan con la exigencia de un aborto libre y seguro.

«El gobierno y la Asamblea Nacional deben actuar para proteger a las mujeres que se someten a un aborto» mencionó Na Young a The Korean Herald.

Aún hay mucho camino por recorrer 

En octubre de 2020, el gobierno surcoreano presentó un proyecto de ley para legalizar el aborto. Esta propuesta de ley surgió como respuesta a la sentencia constitucional del 11 de abril de 2019. Pero hasta el momento, no se ha aprobado.

Este proyecto permite el aborto legal hasta las primeras 14 semanas de embarazo. Además, contempla la extensión hasta las 24 semanas en casos de violación, anormalidades genéticas en el feto o si se pone en peligro a la mujer. 

Las excepciones de las 14 semanas también toman en cuenta razones económicas y sociales especiales que impidan a la mujer continuar con su embarazo. Para estos casos, se podrá acceder al aborto legal hasta las 24 semanas.

Asimismo, la propuesta de ley busca ampliar las opciones médicas para la interrupción del embarazo, más allá del procedimiento quirúrgico. 

Los grupos de mujeres y organizaciones pro aborto consideran que el nuevo proyecto de ley no es un verdadero cambio. Pues limita el derecho al aborto libre bajo un plazo de tiempo definido. 

«Es absurdo establecer la duración del embarazo como un estándar para permitir el aborto, considerando que la condición física de cada mujer embarazada es diferente» declaró Hong Yeon-ji, integrante de Korea Womenlink, a The Korean Times.

El avance en la legalización del aborto en Corea se enfrenta a la oposición de grupos católicos y conservadores, quienes consideran que la protección comienza en el momento de la concepción.

Korea Times foto por Hong In-ki

Por otro lado, los grupos feministas mantienen su rechazo a la política del gobierno surcoreano. Pues, después de 20 meses del fallo de la Corte, no ha cambiado la situación de los derechos de las mujeres. 

«Las organizaciones de mujeres son muy críticas con el proyecto (de ley), ya que el gobierno aún mantiene una política que considera a las mujeres como las que necesitan ser controladas, no como individuos que tienen derecho a decir sobre su salud sexual y reproductiva», afirmó Oh Kyung-jin, coordinadora de las Asociaciones de Mujeres Coreanas Unidas, a DW.



Deja tus Comentarios