Dreamcatcher escapa de sus pesadillas en su nuevo álbum

Dreamcatcher - The End Of Nightmare


El grupo femenino Dreamcatcher ha regresado a la escena musical del K Pop con su cuarto mini álbum titulado The End Of Nightmare, el cual se compone de un total de seis canciones, incluyendo la pista principal Piri, así como la versión instrumental de la misma.

The End Of Nightmare también marca el final de la serie dedicada a la oscuridad que iniciara el grupo desde su debut en el 2017, año en el que se dieron a conocer bajo un concepto de horror, poco usual en el K Pop, pero que les valió la admiración de infinidad de seguidores alrededor del mundo. En gran parte su popularidad es también por su estilo fuerte y un marcado sonido de rock, sin duda, una característica única de esta girlband.

Su más reciente material,  Dreamcatcher ha demostrado la lucha de llegar al final de sus pesadillas. La pieza de apertura es un pequeño intro que inicia con un tono misterioso, para después mezclarse con un sonido de guitarras eléctricas junto a un fuerte ritmo de EDM. A continuación, la pista principal Piri hace acto de presencia, este es un track completamente rock, con un sonido mucho más pesado que sus anteriores trabajos en la que el instrumento principal es una flauta y, este, es el significado de Piri en coreano.

La canción junto con el video musical cuentan la historia de las chicas atrapadas en una pesadilla de la que tratan de escapar desesperadamente, todo ello bajo una atmósfera tétrica de laberintos interminables y juguetes siniestros. Por supuesto, no podemos dejar de admirar la dinámica coreografía mostrada por el septeto.

Diamond también es otra pieza enérgica de rock en la que destacan fuertes sonidos de guitarras eléctricas mediante la cual las chicas se muestran mucho más fuertes e inquebrantables, como un diamante. La parte más destacable de esta canción es el intenso rap de Dami, en tono profundo y misterioso.

And There Was No One Left se muestra con un sonido mucho más suave, de aspecto ligeramente orquestal, combinado con un marcado ritmo de bajo eléctrico que se complementa con las bellas y delicadas voces de las chicas.

Como casi en cada material discográfico de cualquier artista, no puede faltar una poderosa balada, en este caso, Daydream, tema de dulce sonido de piano y guitarra acústica en la que Dreamcatcher muestra su lado más romántico.

Desde el intro de apertura, hasta Daydream, las chicas de Happy Face Entertainment hacen una interesante transición, desde un sonido poderoso característico de ellas, hasta culminar con un tema soñador. Sin duda, Dreamcatcher ha demostrado un lado único y diverso, capaz de adaptarse a nuevos estilos y explotar sus talentos.



Deja tus Comentarios

Fabiola Giesseler Rodríguez
Licenciada en Comunicación por la Universidad de Ixtlahuaca CUI. Soy una persona de pocas palabras, tranquila y ordenada. Mi gusto por las culturas asiáticas y en particular el K-Pop se han convertido en parte de mi identidad. Diferentes idiomas, kilómetros de distancia, pero compartimos sentimientos similares y un deseo imparable de incendiar nuestra juventud.