El budismo en Corea

Budismo en Corea


Cuando hablamos del budismo y de su gran influencia en Asia, no podemos olvidar a Corea del Sur, es por eso que te traemos todo lo que debes saber sobre esta corriente religiosa y su práctica en Corea del sur.

Por: Mtra. Silvia Seligson.

Entre las organizaciones no gubernamentales más prominentes están las budistas que, al igual que las cristianas, cuentan con numerosas instituciones de beneficencia como hospitales, empresas comerciales, entre otras.

Historia

Proveniente de China, el budismo fue introducido a Corea durante el período de consolidación de los Tres Reinos (siglos IV-VII) y alcanzó su apogeo con la dinastía Koryo (918-1392), cuando se proclamó como religión oficial.

Desde sus inicios fue favorablemente recibido ya que se consideró que otorgaría buena suerte y protección a la nación y a los individuos contra conflictos internos e invasión externa. Además de contribuir al fortalecimiento sociopolítico y cultural de la sociedad.

Bajo el patrocinio de los gobernantes, se edificaron templos y monasterios de esculturas de gran calidad artística. Y aunque gran parte de fueron destruidos como resultado de los combates y enfrentamientos bélicos de la historia de Corea, algunos otros se conservan hasta la actualidad.

Los 4 templos budistas más visitados en esta época en Corea del sur

Desarrollo de Budismo en Corea del Sur

Fueron las escuelas budistas entonces prevalecientes quienes difundieron las doctrinas. Entre  las más populares se encontraban el de las Tierras Puras de Maitreya (el Buda del Futuro, Miruk-po, en coreano) y de Amitabha (Buda de la Infinita Luz, Amita-bul en coreano).

También gracias a generaciones sucesivas de renombrados eruditos y monjes coreanos que compilaron, comentaron, transcribieron e imprimieron una amplia variedad de textos, desarrollando un distintivo estilo coreano de budismo filosófico y práctico.

Y fue en el transcurso del siglo XI que se imprimieron muchas de las escrituras budistas Tripitaka (“Las Tres Canastas”-sutra, reglas y tratados del canon Pali). Esto con la finalidad de promover las enseñanzas de Buda y fortalecer las creencias populares. Sin embargo, los 5 048 volúmenes resultantes fueron destruidos por los mongoles invasores y reimpresos en el siglo XIII.

Esta extraordinaria colección es valorada por la precisión del contenido de enseñanza, la elegancia de la caligrafía y la calidad del grabado. Se encuentra resguardada en el templo Haein (“Reflexiones en un Sereno Océano”), edificado en el año 802, en la montaña Kaya que está en el sudeste de la Península.

La llegada del Neoconfucianismo 

Durante la dinastía Choson (1392-1910) el neoconfucianismo remplazó al budismo, los monjes perdieron gradualmente sus privilegios y fueron desplazados a las áreas rurales.

El nuevo gobierno clausuró numerosos monasterios y prohibió la construcción de otros. Además sus propiedades fueron confiscadas lo cual mermó su economía. Dichas restricciones continuaron hasta las últimas décadas del siglo XIX, cuando Corea inició la política de apertura y liberalización religiosa.

Fue a principios del siglo XX  que se crearon asociaciones budistas laicas (independientes o asociadas con los monasterios y templos). Estas comenzaron a enseñar a jóvenes, estudiantes de todos los niveles y niños las doctrinas del budismo y  también lo modernizaron. También tradujeron del canon budista al coreano e incorporaron música contemporánea en la liturgia.

Actualidad 

Ahora bien, si bien Corea del Sur tiene una gran diversidad religiosa; es notoria la predominancia del budismo y del cristianismo. Las cuales coexisten con religiones tradicionales como el Musok  o “chamanismo coreano”, y el confucianismo, así como con nuevos movimientos religiosos.

Estadísticas de las prácticas religiosas en Corea del 2015 por Statista.

El Son-jong es la corriente principal del budismo coreano. Y permea a las otras dos ramas principales; Chogye-jong y Taego-jong, debido a su característica peculiar de armonizar y sintetizar todas las corrientes, sectas o linajes.

Por otro lado las prácticas que llevan a cabo los monjes y monjas, en todos los templos budistas, comprenden las tres tradiciones fundamentales:

Sin embargo, cada una de ellas viven y practican en secciones o centros separados.

A la a tradición meditativa coreana se denomina Chodo o Chosason y consiste tanto en el estudio de los textos de los grandes maestros, como en la meditación y concentración.  Se basa en los Hwadu o Koan, que son problemas enigmáticos que el maestro expone al discípulo.

Su solución no se obtiene con palabras sino con la intuición, que trasciende los conceptos y la lógica presentes en las enseñanzas Kyo. Sin embargo, éstas constituyen el primer paso esencial, son como el mapa o el bote necesario para llegar al sitio, pero una vez ahí ya se puede prescindir de él.

***

Así podemos ver como el camino del budismo en Corea del Sur es un reflejo de la evolución de una corriente en conjunto con las tradiciones, cultura y desarrollo de país.



Deja tus Comentarios

Avatar
La primera revista sobre cultura coreana en México y Latinoamérica. Cultura, negocios, entrevistas, K-dramas, K-movies, deportes y mucho más...