El templo blanco de Tailandia, del infierno al cielo



El templo blanco Wat Rong-khun se ubica en la ciudad de Chiang Rai al norte de Tailandia y es una muestra de la grandeza arquitectónica moderna con influencia budista.

Este templo  se empezó a construir en 1997 y se prevé que se finalice en 2070. Dicha obra nos muestra un diseño único y sin igual a otros templos budistas del país. Sin embargo, aunque sigue en proceso de construcción, ya está abierto al público y es totalmente visible.



 La sala principal del templo es bastante pequeña  y para llegar a esta se debe cruzar  un pequeño puente rodeado de estatuas de gente sufriendo,  pidiendo ayuda y limosna. Como mencionó su creador, Chalermchai Kositpipat en una revista, 

                    “para llegar al cielo primero hay que pasar por el sufrimiento”.



¿Y por qué es de color blanco? 

 

Por lo que se sabe, la razón del color de este templo va más allá de una simple cuestión estética, ya que el artista quería que el templo blanco fuera un emblema de la iluminación.

Además, con los mosaicos se hace un efecto espejo que pretende transmitir la idea de que la sabiduría de Buda brilla en todo el universo. 

Pero la cosmología budista no es ni mucho menos la única protagonista en las estatuas y murales. Y ahí viene lo sorprendente: en los alrededores y en el interior del Templo Blanco nos podemos encontrar desde referencias a películas como: Matrix, Harry Potter, Superman o Kung Fu Panda, hasta alusiones a hechos históricos contemporáneos (la caída de las Torres Gemelas) y retratos de personajes como Bush, Michael Jackson o Bin Laden.

Aunque la colección de figuras extrañas y la presencia de elementos de la cultura popular puedan parecer inusuales  y confundir un poco, según el artista hay un claro simbolismo detrás de todo.

Por ejemplo, para llegar al Templo Blanco, que se ubica exactamente en el centro del conjunto, hay que atravesar un puente rodeado por manos que se alzan hacia ti desde los infiernos como alegoría de la tentación, la codicia, la vanidad y otros pecados. 

Una vez superada esta parte te plantas ante dos figuras que representan a la muerte y a la deidad Rahu, quienes juzgan si somos merecedores de llegar al templo en el que nos espera la iluminación de Buda. 

 

El interior del templo blanco en Tailandia, todo un misterio

 

En el interior del templo será aún más fascinante. Dos murales que representan el estilo de vida del mundo oriental, donde gobierna la armonía como la paz y el mundo occidental que representa el caos, violencia y sufrimiento. Como se puede apreciar se trata de un mural con imágenes muy curiosas e inquietantes.

Sin duda alguna este templo es una aventura visual que nos hará reflexionar de muchas maneras, no te lo puedes perder si planeas viajar al Reino de Tailandia. 







Deja tus Comentarios

Joey Rivas
-Lic, en Administración por la UNAM -Certificado en idioma coreano y chino -Interprete y traductor -Apasionado de la cultura asiática