Hong Kong y China: dos dragones en batalla



Antes de comenzar hay que recordar que hasta 1997 Hong kong era una colonia Británica, la cual fue devuelta al gobierno chino bajo una serie de cláusulas y condiciones.

En 1997 cuando la corona Británica decidió entregar el territorio de Hong Kong al gobierno chino se hizo un pacto en el cual la zona autónoma tendría ciertas libertades durante 50 años, es decir, en el año 2047 se deberá tomar una nueva decisión y esto es algo que tiene muy preocupados y consternados a los hongkoneses ya que en ese año la región autónoma deberá pelear por seguir disfrutando de las libertades que en la China continental no se tienen o adherirse del todo al régimen de Xi Jinping.

Imagen obtenida del sitio http://www.localstudiohk.com

 

¿Pero, de qué libertades estamos hablando?, Hong kong goza de algo que se llama un país dos sistemas, es decir ellos se rigen bajo sus normas pero además China les impone otras cuantas.

  • Sistema político

En China no hay voto popular, es decir los habitantes no pueden elegir a sus representantes como lo hacemos en el lado occidental, además se rigen bajo un régimen socialista con “peculiaridades chinas” como lo llaman ellos mismos,  con un partido político único, El partido comunista es quien rige y toma las decisiones, como la elección presidencial, mal llamada así ya que ellos no conciben una figura presidencial sino la de un líder del partido a cargo del gobierno de todo el país.

Por su parte Hong kong cuenta con una democracia limitada es decir; aunque ambos se rigen bajo el  la figura de Xi Jinping, en la zona autónoma especial existe la figura de un gobernador ejecutivo, elegido mediante voto secreto por un comité formado por 1,200 personas; lo conforman los 70 miembros de la asamblea legislativa, políticos y distintos representantes de grupos empresariales,líderes  sindicales, catedráticos, líderes religiosos e incluso celebridades. En la actualidad este cargo lo lleva desde el 2017 Carrie Lam, el cargo tiene una duración de 5 años y puede renovarse hasta un máximo de dos veces.

Aunque Hong Kong no es una democracia en su totalidad,  su asamble es elegida por un grupo más diverso que en China continental, sin embargo, en los últimos años se le ha pedido aumentar los derechos respecto a la democracia de la Ciudad.

  • Derechos civiles 

La llamada Ley Básica es la ley bajo la que se rige el gobierno hongkonés, esta ley les otorga ciertas libertades como se había mencionado previamente, libertades que en la China continental no existen o son sumamente controladas por ejemplo: libertad de expresión, reunión y prensa.

Sin embargo en los últimos años han sucedido eventos que han puesto en tela de juicio estas libertades, por mencionar algunos fueron la Revolución de los paraguas o primavera china  convocada por estudiantes durante el año 2014 los cuales demandaban que se retire la reforma electoral del Congreso Nacional del Pueblo. En la actualidad este congreso solo permite votar a dos o tres candidatos seleccionados de los 1200 que lo integran los cuales tienen mucha empatía hacia el gobierno de la China de Xi Jinping.

Varios estudiantes fueron encarcelados y acusados de alta traición contra también se ha encarcelado a profesores por  criticar el régimen comunista y se han cerrado librerías consideradas “subversivas” por publicar libros críticos de el régimen chino.

Otro ejemplo es el reporte que dio reporteros sin fronteras el cual asegura que desde la llegada de Xi jinping al poder en el 2012, la Ciudad cayó de la posición 54 a la 73 en cuanto a libertad de expresión. 

 Esto nos lleva que en  Hong kong el uso de la redes sociales occidentales como: Facebook, Twitter y Whatsapp, son de uso permitido y sin filtros a diferencia de la China continental donde están prohibidas su uso.

 

Además los ciudadanos hongkoneses usan un pasaporte distinto al de China el cual les permite entrar a varios países incluidos Estados Unidos y la Unión Europea sin necesidad de una visa.

 

imagen obtenida del sitio: http://www.localstudiohk.com

Por último, un caso reciente y polémico desató una serie de protestas en Hong Kong. Esto por un crimen cometido en Taiwán en el que un joven asesinó y abandonó a su novia embarazada en una maleta durante sus vacaciones, también robó dinero de su cuenta y finalmente huyó a Hong Kong, donde el hombre confesó sus acciones. Debido a la política de Hong Kong, el joven no fue incriminado por el homicidio y sólo enfrenta cargos de lavado de dinero y malversación de fondos. 

Este hecho provocó indignación y resentimiento por parte de los taiwaneses por lo que iniciaron una serie de protestas, para solucionar esto, Carrie Lam, propuso una iniciativa de ley que permita las extradiciones a China. Esta ley no fue bien vista por los hongkoneses, quienes también se manifestaron en contra de tal iniciativa, ya que consideran que afecta su autonomía y que sería caer bajo el mandato chino antes de la fecha pactada.  

Carrie Lam, declaró que no cedería ante la presión, pero los manifestantes no cesaron y el 1 de junio cientos de jóvenes  irrumpieron en el parlamento a la fuerza para colocar mensajes contra dicha ley. La sociedad y el gobierno hongkonés enfatizó su deseo de no perder su territorio autónomo rechazando completamente la propuesta.

De esta manera Taiwán decidió no continuar con el pedido de extradición aun si la ley fuera aprobada: “Si no se eliminan las amenazas a la seguridad personal de los ciudadanos que van o viven en Hong Kong, causadas por la extradición a China continental, no aceptaremos la transferencia basada en casos individuales que proponen la autoridades de Hong Kong”, dijo Chui-Cheng Chiu, viceministro de relaciones con el continente. (en infobae).

 

  • Economía y Finanzas

En esta parte hay una gran disyuntiva en la Ciudad que converge con dos formas de economía, una basada en el socialismo por la parte de China y una meramente heredada por La Gran Bretaña, el capitalismo; así que, mientras en la China socialista las empresas tiene que rendirle cuentas al gobierno de manera más rígida y estricta, en Hong Kong gozan de libertad de mercado y no se les pide ninguna norma fiscal o tener que dar algún impuesto especial hacia el gobierno de China. 

Otra gran diferencia es su estilo de hacer mercado, la  economía china es principalmente la de un país en desarrollo, el cual depende en gran parte  de materias primas y en la manufacturación; mientras que la de Hong Kong se basa en sectores como el de servicios y las finanzas de alto nivel.

Además la moneda en circulación también es distinta, el yuan en China  y el dólar de Hong Kong. Este último se maneja  bajo el tipo de cambio vinculado al dólar de Estados Unidos,  por lo cual es sometido a las reglas de mercado internacional, algo que no pasa con su contraparte el yuan, dando la oportunidad al gobierno chino de depreciarlo y mejorar su balanza comercial.

 

créditos: http://www.localstudiohk.com
  • Cultura

Otra notoria diferencia es el idioma, y es que aunque esté estipulado el uso y la enseña del “mandarín” llamado en China 普通话 (putonghua) el cual se traduce como lengua común,  en Hong Kong su uso es casi nulo ya que prefieren usar su propio dialecto llamado cantonés, en chino 广州话 (guangzhouhua) literalmente , cantonés estandar 粤语(yueyu) chino cantonés, y aunque aprendan mandarín, los hongkoneses no lo usan de forma habitual. 

Por otro lado, la forma de escritura también es diferente ya que en China continental se utilizan los sinogramas simplificados impuestos en 1956 durante la revolución cultural de 毛泽东 Mao Zedong,   mientras que en Hong Kong aún se usan los tradicionales los cuales son más difíciles y complejos de escribir ya que contiene más trazos.

créditos: http://www.localstudiohk.com

Algo que también marca una gran diferencia es su forma de pensar y es que los hongkoneses están más  acostumbrados al estilo occidental herencia de la colonia, es decir, se sienten más libres de expresar sus opiniones y defender sus derechos, por su parte en China ser diferente puede ser causa de problemas y la gente prefiere pasar desapercibida, aseguran.

 

Además la identidad es otra cuestión bastante importante ya que al menos el 85% de la población hongkonesa no se siente parte de China ellos se autodenominan hongkoneses no chinos según un reporte de la BBC; y la brecha generacional ha hecho que este número aumente, en un sondeo hecho en 2017 en la Universidad de Hong Kong muestra que el 97% de los estudiantes no se sienten chinos ni comparten la ideología del país continental.

 

Como se puede observar las diferencias parecen ser muchas y esto ocasiona que cada día haya más disyuntivas que permitan una unificación pacífica entre ambas partes. 



Deja tus Comentarios

Joey Rivas
-Lic, en Administración por la UNAM -Certificado en idioma coreano y chino -Interprete y traductor -Apasionado de la cultura asiática