It’s Okay to Not Be Okay: Esta bien, no estar bien y eso no es malo

It'Okay, not be Okay
It'Okay, not be Okay


It ‘s Okay to not Be Okay y It ‘s Ok, that ‘s love tienen algo en común, ambos hablan sobre la importancia de la salud mental en las personas, si bien cada uno lo retrata a su manera, comparten una misma idea. La ayuda es vital para poder sobrellevar ciertos problemas.

Hoy en día la salud mental es un tema de conversación muy común entre las personas, por un lado tratar y de problemas como la ansiedad, y por el otro, el definir como “tóxica”, de forma despectiva, a una persona con problemas emocionales.

Este tema es muy compartido en redes sociales, incluso existen artículos que mencionan cómo identificar si alguien o algo, o nosotros mismos somos tóxicos para nuestra propia salud mental. Comúnmente se ve más cuando dos personas terminan una relación, incluso entre las fans de los dramas es fácil identificar cuando el o la protagonista es “tóxico 

Ambos kdramas en su conjunto podrían ser un ejemplo de cómo una persona aprende a vivir con sus padecimientos, cuando no sólo sufre de problemas emocionales, sino otras cuestiones como ansiedad e inseguridad o depresión, y traumas psicológicos. Hasta llegar a tener una estabilidad mental y emocional que no afecte a su vida cotidiana. 

It’s Okay, to not Be Okay, y la fantasía de la perfección

It's Okay, not be Okay

Por medio de los cuentos de hadas y la fantasía It’s Okay,  to not be Okay narra la historia de Ko Moon-young, una joven escritora que  tiene trastorno de personalidad antisocial.  

Por otra parte se encuentra Moon Sang-tae, quien sufre de trastorno de espectro autista, quien a pesar de padecer dicho problema es un excelente artista y logra tenenr una vida funcional, gracias a los cuidados de su hermano.  Y su hermano  Moon Gang-tae, un enfermero que trabaja en una clínica psiquiátrica, él es un joven que está acostumbrado a reprimir sus emociones, debido a los recuerdos difíciles de su infancia que provocan que se cierre  a otras personas.

La historia se centra en el padecimiento y traumas de cada uno de los personajes, y cómo a través de reconocer el problema aprenden a sentir empatía por otros y a identificar que todas las personas, de alguna forma llevan su propia carga emocional.

Juntos aprenden que el amor no sólo une a las personas, también las ayuda a estabilizar un trastorno mental o psicológico. Este kdrama te dará más de una enseñanza y te sacará más de una lágrima.

It’s Okay, that’s love, y la imperfección del ser humano

It's Okay, that's love
It’s Okay, that’s love

It’s Okay, that’s love, cuenta la historia de una psiquiatra y un escritor, ambos padecen de una enfermedad mental causada por un trauma del pasado. Una vez que ellos se conocen logran experimentar entre los dos una relación que tiene buenos y malos momentos, pero sobre todo los ayuda a aceptarse tal y como son, incluyendo lo que para ellos son defectos. 

Este kdramas no sólo se centra en el amor hacia otros, sino también al propio. Es así que esta pareja nos lleva de la mano, junto con los demás personajes (que también enfrentan algún tipo de enfermedad mental) , a explorar algunos de los síntomas que acompañan estos problemas y como se puede obtener el equilibrio con ayuda.

Recuerdos dolorosos enraizados

En ambos kdramas tocan un tema muy importante, los recuerdos dolorosos y el daño que ellos causan, sobre todo cuando estos temas no se hablan o se tratan con un especialista. Estos recuerdos para cada uno de los personajes se representan de diferentes formas, y el trauma se desarrolla diferente. 

En It’s Okay, that’s love, Jang Jae Yeol, es un escritor y locutor famoso, con una personalidad coqueta y tranquila. Sin embargo, el abuso que sufrió durante años cuando era niño, lo llevó a desarrollar algunos traumas, y problemas como un trastorno obsesivo compulsivo y esquizofrenia.

En su caso, él alucinaba con un joven que era su mejor amigo, reflejaba La violencia que él, su hermano y su mamá vivieron cuando era niño. Además debido al terror de sus recuerdos no era capaz de dormir en una cama, por lo que dormía en el baño, tal y como lo hacía  de niño cuando su padre lo golpeaba a él o a su madre.

El niño que se alimentaba de las pesadillas

#ItsOkayNotBeOkay nos adentra en un mundo de fantasía con cada uno de sus pequeños cuentos."El niñó que se alimentaba de las pesadillas"Netflix2020Voz: Paola Ruiz

Posted by K-magazine on Monday, July 6, 2020

En el caso de Ko Moon-Young, ella sufre de un  trastorno antisocial, lo que no sólo le dificulta convivir y confiar en las personas. Sino que también le hizo desarrollar una  obsesión por los objetos punzocortantes y  un instinto de reacción de herir a quien quiera que intente  hacerle daño. Y aunque posee una  personalidad fría y bastante sincera, que hace que este personaje sea único, detrás  esta se esconden los dolorosos y tristes recuerdos de su infancia 

Desde muy pequeña no sólo tuvo que lidiar con su obsesiva y controladora madre, sino que también tuvo que presenciar un momento que la dejó marcada de por vida, el intento de asesinato de su mamá por parte de su padre. Fue así que Ko Moon-Young a  su corta edad presenció  todo lo ocurrido  y los intentos de su padre por esconder sus acciones al ocultar el cuerpo de su madre en el sótano, sin esperar que este desapareciera.

Los síntomas más evidentes 

En ambos kdramas no sólo mencionan los síntomas menos visibles, o los más escondidos  que causan los traumas psicológicos cuando no son tratados, también aquellos que no pueden ser ocultados. 

Park Soo Kwang es un chico con una personalidad muy divertida, amorosa y solidaria. Soo Kwang sufre de síndrome de Tourette, el cual le hace  realizar de manera involuntaria movimientos o sonidos fuera de lo común. Estos ataques se presentan de manera espontánea en su día a día y  comúnmente son controlados por la gente que lo cuida, a través de conteos o distracciones  que  controlan esos impulsos.

En tanto, Sang-tae padece de trastorno del espectro autista, este sin duda fue uno de los personajes más queridos de It’s Okay to Not Be Okay, no sólo por la gran evolución que tuvo sino también por la inocencia que  emanaba. Su personalidad es como la de un niño a causa de su autismo, pero tiene toda y justo eso lo hace más valiente y sincero con las demás personas. 

Una relación sana para sanar 

Un eje central de ambas historias fue el amor sano, hasta lo que creemos imposible. Y no sólo el amor romántico, también el cariño que nos tienen quienes nos rodean. Pero en el caso de los protagonistas de ambas series, el suyo es bastante peculiar y  no sólo por sus personalidades, sino que también por lo que enfrentan. 

En ambas historias existe un sanador, en It’s Okay, that’s love Ji Hae Soo, quien es psiquiatra, en un principio ella y Jang Jae Yeol no se llevan bien, pues ella no muestra el mismo interés que él tiene por ella. Poco a poco se va dando la relación hasta que ambos se cuidan.

El papel del sanador dentro de la trama de ambas series, es importante pues son ellos quienes ayudan a que sus personas amadas puedan aprender a tener una vida estable con sus padecimientos, además de que a su vez ellos aprender a ser empáticos con otros. Cabe mencionar, que ambos sanadores tienen conocimientos en el tema, por lo que pedir ayuda profesional siempre es la primera opción.

Uno de los mejores momentos de la pareja, es cuando él se encuentra hospitalizado y ella siempre lo va a apoyar para  que  logre superar su trauma, sin abandonarlo o perder la esperanza de su recuperación aunque lo vea en terribles condiciones. Es ella la primera en darse cuenta de que los defectos son mínimos cuando se quiere a alguien y si ella puedes ser ese alguien que le ayude a superar sus traumas, es mejor. 

Frases de canciones para tu oppa

Una pareja disfuncional

En el caso de  la historia de Gang-Tae y Ko Moon-Young, al inicio dan la impresión  de ser una pareja disfuncional. Incluso en algún momento del kdrama se menciona el hecho de que el estar  juntos puede causarles mucho más dolor, sin embargo aún separados sufrirían de la misma manera. Por lo que el mensaje es claro; aprender a querer al otro y tener paciencia es un factor importante en la relación, de tal forma que no sea tortuosa para ambos, sino que les ayude a crecer.

Gang- Tae y Ko Moon-Young, fueron una pareja que nos demostraron que no siempre existe la perfección absoluta en las relaciones, incluso ella misma lo menciona, que ella es una bomba y él es aquello que la contiene, por eso van de la mano. 

***

Decirle a alguien que no esté triste, que está exagerando, o minimizar lo que le sucede es evadir el problema, sino que también puede maximizar los síntomas. La estigmatización de la salud mental en la sociedad provoca  que actualmente sea uno de los mayores problemas para las personas el poder abrirse por ayuda incluso con las personas amadas, por el temor a ser incomprendidos. 

Y aunque, en  It’s Okay to Not Be Okay, los personajes de Ko Moon-Young y Gang- Tae no toman terapia de manera formal, abordan uno de los pasos,  el estar conscientes de sus traumas y miedos  que enfrentan y apoyarse a superarlos para recuperar su bienestar mental y emocional 

Te puede interesar: Kim Soo Hyun: Su camino al éxito en la pantalla

Por otro lado  en It’s Okay, that’s love,  ambos personajes son tratados a causa de sus problemas, pero no dejan de lado la ayuda que pueden recibir de otras personas. 

La aceptación y la empatía son solo  algunos de los elementos que estos k-dramas resaltan para todos quienes ven su trama y son un consuelo y consejo para toda  persona que enfrenta cualquier tipo de transformación, trauma o padecimiento psicológico a pedir ayuda. Sin minimizar ninguno  de ellos, y aceptar que no siempre se está bien y que eso no es malo.



Deja tus Comentarios