KBS, la televisora coreana que llegó con todo a Latinoamérica

KBS dramas


Una de las tres cadenas nacionales se ha convertido en un emporio que llega a otras latitudes para consentir a su público a través de la calidad televisiva.

Al entrar a algún restaurante coreano, por ejemplo en Zona Rosa, es común ver en la televisión dramas, programas de variedades o noticias desde el otro lado del mundo, lo que abre paso a la pregunta: ¿cómo es posible que los coreanos en nuestro país puedan recibir la señal directamente en sus dispositivos? De pronto, la respuesta llega sin problema; Corea del Sur cuenta con una infraestructura de telecomunicaciones inmensa, suficiente como para que la KBS (Korean Broadcasting System) pueda viajar a través de Internet y así, compartir su programación con cualquier persona del mundo.

 

La sorpresa llegó en octubre del 2015, la televisora más importante de Corea del Sur emocionaba a los países de habla hispana al anunciar que existiría la posibilidad de ver el mejor contenido de la televisión coreana completamente subtitulado en español. Así, a principios del 2015, la KBS Latino arribó para los amantes de la cultura coreana y sobre todo del Hallyu a tierras latinoamericanas. Ahora es posible visualizar programas desde Youtube sin necesidad de estar sufriendo porque no está subtitulado.

La KBS comenzó así, como una historia de modernización ante el mundo, sin imaginar que un día se convertiría en un inmenso complejo empresarial y que, además, catapultaría al país asiático como uno de los lugares más importantes para la creación de contenido de entretenimiento en el mundo.

El nacimiento de una industria: la TV coreana

En la época de los años 20 apareció por primera vez la radio en Corea. Kyeongseong Broadcasting Corporation fue el nombre de la primera estación establecida en 1926; este sistema abrió por completo una opción informativa para los ciudadanos y también, sentó las bases del sistema de telecomunicaciones en uno de los países más tecnológicos de la actualidad.

Con el paso de los años, la estación de radio sufrió varios cambios y paulatinamente comenzó a ganar terreno hasta que en 1961, con el apoyo del Park ChungHee (Padre de la actual Presidenta Park Geun Hye), consiguió que se estableciera la primera televisora en el país del Kimchi: la KBS.

En sus inicios, el contenido no iba más allá de series importadas de Estados Unidos o Japón. Entre éstas las favoritas del público estaban: El Hombre Bionico, McGuiver y diversos títulos de animaciones japonesas. Posteriormente, se transmitieron dramas educativos –en su mayoría históricos– y con continuó la transmisión de noticias locales; sin embargo faltaba algo para lograr un alcance mayor y convertirse en una empresa líder en entretenimiento, meta que no se logró hasta que un concepto único surgió en los años 2000: El Hallyu.

Por increíble que parezca, la ola coreana ayudó a la televisora más grande de la península de Corea a lograr la internacionalización a través de un producto simple y delicado: los dramas. Con esto, la KBS no sólo consiguió exportar material al mercado asiático sino que contribuyó a mejorar la imagen de Corea por medio de un clásico de todos los tiempos, Sonata de invierno, serie melodramática que daría pie a la creación de contenidos juveniles que conseguirían un boom de alcance global.

Televisión pública de calidad

Al escuchar sobre el gran imperio corporativo que actualmente es la KBS, se podría pensar que se encuentra repleta de anuncios publicitarios, sin embargo nadie imaginaría que este emporio es televisión completamente pública.

En marzo de 2016, durante la conferencia La Televisión en Corea: Historia, Distribución y Contenido que se ofreció en el Centro Cultural Coreano en México, Alfonso Guerrero, Presidente Fundador de Sat Marketing, comentó que el gobierno surcoreano se encuentra plenamente interesado en difundir su cultura en todo el mundo, es por eso que este sistema cuenta con el subsidio gubernamental a través del impuesto en la electricidad, por lo que no se permiten anuncios publicitarios u otro tipo de patrocinios.

La esperanza de una nueva perspectiva global

Conforme se han actualizado las tecnologías de la información, las necesidades de las audiencias locales e internacionales han modificado la forma en que las estaciones de televisión surcoreana gestionan sus contenidos, es por eso que no sólo basta con ofrecer la mejor programación.

Actualmente la KBS cuenta con una infraestructura enorme que no se compara a ninguna otra televisora, pues cuenta con dos canales de televisión, seis estaciones de radio, el servicio de televisión global subtitulada en inglés y español. Con la nueva rama KBS Latino, el usuario puede encontrar materiales educativos y culturales, una base de datos como guía a los viajeros internacionales, un canal dedicado plenamente al K-pop y diferentes contenidos para aprender el idioma coreano.

Con todos estos servicios, la KBS y Corea del Sur se consolidan en el continente asiático y ahora en los países de habla hispana como una nueva oportunidad para que, a través de la televisión pública del país, los fans de estas latitudes puedan acercarse a sus estrellas favoritas y conocer más sobre dicha cultura y, por qué no, tener la posibilidad de algún día disfrutar de estos canales en los sistemas de televisión en México.

Este texto fue publicado en la edición número # 8 de K-magazine. También puedes consultar el texto aquí.



Deja tus Comentarios

Avatar
Egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UNAM.