La escuela de los cineastas surcoreanos

Escuela-directores-cine-corea


A propósito del arranque del Festival Internacional de Cine de Busan 2017. Decidimos contarles dónde y cómo se formaron algunos de los directores más reconocidos del séptimo arte en Corea del Sur. Porque para ser cineasta no basta con ser artístico, también hay que estudiar, experimentar y trabajar.

Bong Joon-ho

Este director, originario de Daegu (1969), es producto de una de las escuelas más importantes de cine en Corea, la Academia Coreana de Artes Cinematográficas, la cual se fundó en 1984 con el objetivo de formar creadores competitivos al nivel de Hollywood.

Bong Joon-ho, decidió convertirse en cineasta influenciado por la línea artística de su familia. Sin embargo, antes de encaminarse al cine de forma completa, estudió sociología en la Universidad Yonsei (1980), lugar donde formó parte de un cineclub.

“En cada una de sus películas Bong realiza una crítica social, al mismo tiempo que invita al espectador a llevar a cabo un análisis sobre su contexto. Es debido a ello, y tal vez a sus estudios en sociología, que el director de Snowpiercer es reconocido como un creador por antonomasia del cine negro”. (Karla Miranda, K-magazine).

Hong Sang-soo

Otro director producto de una escuela de cine es Hong Sang-soo, quien estudió en el Departamento de Cine y Teatro en la Universidad de Chung-Ang. El nacido en 1960, debutó en los años 90 con la película The Day a Pig Fell into the Well. Para convertirse con el paso del tiempo y gracias a su muy personal estilo, en el personaje obligado de los festivales de cine en Corea y el extranjero, destacando con películas como Night and Day, La mujer en la playa o The day he arrives.

“Tengo que confesar que no tengo ni pizca de imaginación… siempre acabo hablando de lo que ya sé. Muchos dicen que siempre hago la misma película, y no digo que no sea así; pero también pienso que un cocinero es capaz de hacer una variedad de platos distintos con solo un pedazo de carne y un puñado de verduras”, así describe su trabajo el director surcoreano. (ElPeriódico, 2016).

Hong sang-soo

Park Chan-wook

Otro con línea de estudios universitarios en humanidades fue Park Chan-wook, quien antes de inmiscuirse en la cinematografía se graduó como filósofo en la Universidad de Sogang. Nacido en Seúl, inició su camino al cine siendo asistente de dirección de Kwak Jae-young en A Sketch of a Rainy Day (1998).

“Park deseaba convertirse en crítico de arte. Sin embargo, se dio cuenta de su pasión por el cine, lo cual le llevó a desarrollar un cineclub en la universidad, y a sus primeros acercamientos con la pantalla grande mediante la asistencia de producción”. (Karla Miranda, K-magazine).

La filosofía lo condujo a una clara línea de reflexión en sus películas, las más destacadas de ellas, conjuntadas en la Trilogía de la Venganza, donde cada una se propone desmenuzar los conflictos morales y el deber ser de los humanos ante las situaciones de crisis.

Kim Ji-woon y Lee Chang-dong, teatro y letras hacia el cine

Del teatro y la actuación se trasladó al cine. El director de The Age of Shadows, la primera película producida por una compañía estadounidense en Corea del Sur, comenzó su camino artístico en el Instituto de Artes de Seúl. Posteriormente se dedicó a la actuación y la dirección de teatro, lo cual le brindó un camino hacia el cine.

Mientras que Lee Chang-dong era novelista y guionista antes de entrar al mundo del cine. Fue estudiante de literatura coreana en la Universidad Nacional de Kyungpuk, donde también dirigió obras teatrales. Luego, durante los años 90 co-escribió Starry Island con uno de los directores de la Nueva Ola Coreana, Park Kwang-su.

Lee_Changdon

Im Kwon-taek, el padre del Nuevo Cine Coreano.

A diferencia de los autores anteriores, Im Kwon-taek no se formó en ninguna universidad, sino con base en la práctica y la experiencia profesional del pasar de los años, así lo demuestran sus más de 100 películas creadas a lo largo de su vida. Es por ello que se le reconoce como el padre del Nuevo Cine Coreano, él no se hizo en la escuela, la creó.

Im Kwon-taek nación en Jangsung (1936), tras abandonar la escuela media cuando su padre falleció, el director trabajó como asistente de producción. La experiencia y arduo trabajo por entender la historia y la cultura tradicional de Corea, lo llevó a realizar piezas de cine con temáticas sobre la desigualdad de la mujer, la Guerra Civil de Corea, la ocupación de Japón y las dinastías de los reinos.

Kim ki-duk

El claro representante de la vanguardia del cine surcoreano, Kim ki-duk (1960) tuvo sus orígenes en una familia del campo originaria de Bonghwa, luego en la pintura y en el budismo, hasta culminar, a los treinta años en el cine. Su formación también es experimental y su cine se caracteriza por los pocos diálogos y la temática controversial en su películas.

“No creo que mis películas sean especialmente intransitables. Si no se entiende algo quizá es que debe verse una segunda vez. Si la segunda vez tampoco ha quedado claro, dele una nueva oportunidad. Todas las películas encierran secretos y esos secretos se van descubriendo poco a poco». opinó acerca de cómo perciben su obra en entrevista a el periódico El País.

Un guión ganador en un concurso en Corea (1993), lo llevó a una aproximación real a ese arte que descubrió en París, el cine. A partir de entonces su trabajo se ha dedicado a cuestionar los grandes problemas de la sociedad coreana desde su muy particular punto de vista.

Kim ki duk



Deja tus Comentarios