Las protestas en Tailandia continúan y toman un nuevo giro



A lo largo de este año Tailandia ha sido testigo de marchas multitudinarias, en estas protestas los tailandeses continúan exigiendo una democracia más transparente, un gobierno libre de corrupción y una monarquía con menos beneficios.

Esta semana se llevaron a cabo nuevas protestas a las afueras del edificio parlamentario. Sin embargo, a diferencia de otras manifestaciones las cuales siempre son pacíficas por parte del pueblo de Siam. En esta ocasión la represión policial se volvió el tema central de estas protestas.

 

Las protestas más recientes y su represión

 

El parlamento  de Tailandia se vio rodeado por el caos cuando la policía disparó repetidamente cañones de agua contra los manifestantes.  Asimismo estallaron enfrentamientos entre los manifestantes y sus homólogos realistas. Por otro lado, los parlamentarios abandonaron la escena en barcos.

Cinco personas fueron atendidas por heridas de bala, incluyendo al menos dos estudiantes. Esto ocurrió después de los enfrentamientos más violentos que surgieron desde el movimiento liderado por jóvenes de julio. Hubo un total de 55 personas sufrieron heridas en las protestas según información del centro médico de emergencia Erawan de Bangkok.

Durante meses, este movimiento de protestas en Tailandia en el que los jóvenes son los principales líderes, desarrolla manifestaciones cada vez más intensas y en estas piden reformas democráticas. 

Asimismo exigen la destitución del primer ministro, Prayuth Chan-ocha, un ex general del ejército. Incluso con estos actos violan los tabúes de larga data para pedir una monarquía transparente y responsable. Actualmente decenas de personas enfrentan cargos legales por participar en los mítines.

El pasado martes  los legisladores consideraban si debían debatir varias propuestas para enmendar la constitución. Este es un tema central entre las demandas de los manifestantes.

En el momento que la reunión ocurría, miles de personas se reunieron frente al parlamento tailandés, mismo que había estaba bloqueado con alambre de púas y concreto.

***

Afuera del parlamento los manifestantes se burlaron del gobierno respaldado por los militares. Llevaron consigo patos inflables gigantes a la manifestación. Algunos bromeaban acerca de que flotarían río abajo, hacia un parlamento que de otro modo sería inaccesible.

 

Los patos, apodados por algunos como su «fuerza naval», se utilizaron también para protegerse de las explosiones de los cañones de agua. Se reportó  que en algunos casos estos cañones contenían irritantes químicos.

También utilizaron gas lacrimógeno contra los manifestantes que están a favor de la democracia. Estos para protegerse usaban cascos y gafas. Se podía ver a grupos de manifestantes toser y hechar agua en sus caras para aliviar el ardor. 

“Dejen de acusarnos de violar la ley, ustedes [la policía] están violando la ley al lastimar a la gente”. Dijo a través de un megáfono más tarde en la noche, Parit Chiwarak, un destacado líder estudiantil también conocido como Penguin. 

«Estamos luchando por un futuro mejor para nuestro país y para todos, así que no nos disparen con cañones de agua». Añadió el estudiante.

Un portavoz de la policía dijo que se utilizaron cañones de agua porque los manifestantes intentaban irrumpir en un área restringida.

A pesar de una fuerte presencia policial en el parlamento, estallaron escaramuzas entre realistas y manifestantes a favor de la democracia durante la tarde. 

Ambos bandos arrojaron piedras y botellas de agua después de que la policía se retirara de una de las barricadas. Este se trato del primer gran enfrentamiento entre los realistas y el movimiento liderado por estudiantes.

Aún el futuro es incierto, lo que por ahora parece seguro es que las protestas en Tailandia continuaran debido a los jovenes tailandeses que no dejaran de marchar por sus ideales.




Deja tus Comentarios

Joey Rivas
-Lic, en Administración por la UNAM -Certificado en idioma coreano y chino -Interprete y traductor -Apasionado de la cultura asiática