Ninjas: los guerreros ocultos en las sombras

Ninjas


Los ninjas son fuente de inspiración para todo tipo de creaciones como los animes, películas y novelas, pero ¿cuál es la verdadera identidad de estos guerreros entre las sombras? 

Occidente conoció la cultura ninja a través del anime y las películas. La popularidad de estos misteriosos guerreros tomó impulso con una de las series más populares entre los amantes del shonen: Naruto. 

Las espectaculares técnicas y combates enamoraron a los espectadores, quienes estuvieron deseosos de aprender y continuar con el camino ninja. Pero el anime y las películas no siempre son un retrato fiel de la realidad.

Por eso, pondremos a prueba los mitos y la realidad para saber quienes están detrás de estos iconos de la cultura japonesa

 

Mitos vs Realidad

 

Guerreros con habilidades sobrehumanas, ocultos entre las sombras con sus trajes negros y preparados para escapar sin ser descubiertos. Esa es la imagen más popular entre el público. 

Esta idea generalizada de los ninjas surgió mucho después de su registro en la historia nipona. De hecho la palabra ‘ninja’ proviene de una época más reciente, pues se popularizó desde mediados de la década de los cincuenta con la fama de las novelas históricas. 

Aunque no hay acuerdos sobre la fecha exacta de su origen, se sabe que los ninjas existieron durante la época feudal japonesa, alrededor de los siglos XV y XVI. Este lapso de tiempo se distinguió por las constantes guerras internas. Durante ese periodo, los daimyõ (señores feudales bajo el control del shogun) contrataban los servicios de los ninjas para obtener ventajas contra el enemigo. 

Las actividades de los ninjas incluían asesinatos encubiertos, espionaje, sabotaje, conspiración y otras estrategias de guerrillas. Prácticamente, los ninjas eran un personaje importante en las estrategias bélicas de la época, pero su labor atentaba contra los principios y el código de honor de los samurais.

La principal misión de los ninjas era conseguir información del enemigo y llevarla a su jefe. Para ello debían evitar la lucha directa. Su trabajo era una cuestión de vida o muerte porque toda su labor se desempeñaba en territorio enemigo, por ello tenían que estar preparados para el peor escenario.

El Ninjutsu (忍術) es el conjunto de técnicas y tácticas shinobi (otro término para denominar a los ninjas), pero es más que un arte marcial, es una disciplina para la supervivencia y la vida. 

Aunque en el anime la actividad ninja se concentra en los combates, en realidad,  el objetivo era evitarlo. Debían ser sigilosos y no llamar la atención para poder cumplir con su misión.

El entrenamiento ninja no se concentraba en asesinar o atacar, sino en tácticas defensivas capaces de proteger su vida. De ahí el término de ninjutsu (忍術) que significa arte del escape.

Para escapar y sobrevivir, se preparaban físicamente a través del perfeccionamiento y dominio de su cuerpo. El entrenamiento del espíritu era primordial para su desempeño, ya que les ayudaba a mantener la calma y estar serenos aún en las peores condiciones.

Aunque uno de los rasgos más conocidos es su armamento como las estrellas shuriken o los cuchillos kunai, en el momento de combate, los ninjas se destacaron por su astucia, curiosidad y experimentación. Utilizaron la ciencia a su favor, principalmente para elaborar explosivos y hacer venenos. 

Con la llegada del período Edo y la unificación del país, los ninjas desaparecieron paulatinamente. Pues al estabilizar el gobierno y frenar las guerrillas, los servicios ninjas dejaron de ser necesarios. 

Te puede interesar: Las Kunoichi hermosas y letales ninjas de Japón

 

El legado de la cultura ninja

 

Las ciudades japonesas de Iga y Koga resguardan el legado de estos guerreros. Estos lugares se destacan por presenciar el esplendor de la cultura ninja, ya que desde sus orígenes, Iga y Koga se popularizaron por sus ninjas. 

En la actualidad, los turistas pueden conocer un poco más sobre el arte ninja y disfrutar de primera mano uno de los lugares que vio nacer a estos guerreros entre las sombras.

Los fanáticos también pueden aprender el ninjutsu a través de los dos libros más  importantes del género, los cuales datan del siglo XVII. Mansenshukai es una recopilación de conocimientos y técnicas de los ninjas de Iga y Koga. Mientras que el Shoninki se basa en las estrategias y tácticas de la escuela Kishu Ryu.  

En nuestros tiempos, aún podemos conocer a los últimos ninjas reales y aprender de ellos. 

Hatsumi Masaaki es el ninja más popular, quien con casi 90 años continúa con las enseñanzas del ninjutsu. Masaaki es el director del dõjo Bujinkan de la Escuela Togakure, la cual se piensa tiene 900 años de historia. En el dõjo Bujinkan se practica la enseñanza del ninpõ (忍法), un tipo de ninjutsu que incorpora otras artes marciales antiguas. 

Por otro lado, Jinichi Kawakami se autodenomina como el último ninja, pues es el único en aprender el ninjutsu de los maestros de hace 5 siglos. Kawakami se hace llamar el 21 gran maestro del clan Koga Ban, pero ya no acepta pupilos. Además, es el director honorario del Museo Ninja de Iga.

La cultura ninja sigue viva en Japón. Aunque no se practica de la misma forma que en sus orígenes, el ninjutsu tiene aprendices alrededor del mundo.

¿Qué opinas de los ninjas?, ¿Te gustaría aprender ninjutsu?

 



Deja tus Comentarios