Oda a mi padre: las dolorosas consecuencias de la guerra



Vista por más de 14 millones de surcoreanos, Oda a mi padre es actualmente la tercera película coreana más vista en el país asiático, y aquí te decimos porqué.

Por: Nadia Martínez 

Un filme que retrata las duras consecuencias que dejó la guerra, familias separadas, hogares y ciudades destruidas. Oda a mi padre nos da un vistazo a las condiciones precarias que se vivía en Corea en los años 50. 

A pesar de las críticas negativas que recibió el filme, eso no impidió que millones de coreanos al rededor del mundo disfrutaron la historia, pues permite visualizar las consecuencias de la guerra entre las dos Coreas, la migración, familias separadas sin olvidar, la pobreza que se vivía en esos tiempos.  

¿De qué trata Oda a mi padre? 

En la década de 1950, cuando la guerra entre las dos Coreas inicia, las tropas Chinas invaden Hungman, una ciudad al norte de Corea, por lo que cientos de habitantes se ven obligados a dejar sus hogares para poder abordar los barcos de las tropas norteamericanas. 

El camino hacia los barcos es toda una batalla llena de obstáculos, desesperación y miedo. La familia Yoo, conformada por ambos padres y cuatro hermanos, juntos tienen que luchar contra las miles de personas en medio del invierno para llegar a uno de las embarcaciones estadounidenses, sin embargo, en el proceso, Deok Soo (Hwang Jung Min) pierde a su hermana menor, Mak Soon. 

Su padre (Jung Jin Young), regresa a buscar a su hija, pero no sin antes dejar como el hombre de la familia a Deok Soo, le da indicaciones de buscar a su tía en cuanto lleguen al puerto de Busan, y que buscará la manera de llegar con ellos. 

Desde muy joven, Deok Soo se convierte en el sostén de la familia, consiguiendo trabajos de cualquier tipo para poder llevar dinero a su madre. En los años 60 y debido a su necesidad económica para pagar la matrícula de la universidad para su hermano menor, Deok Soo emprende un viaje a Alemania para trabajar como minero. 

A pesar de lo difícil que es la vida, Deok Soo sigue luchando por cumplir la promesa que le hizo a su padre de mantener a su familia y a pesar del rumbo que tomó su vida, no pierde la esperanza de reencontrarse con su padre y con su hermana. 

Oda a mi padre
Oda a mi padre, una de las películas a proyectar.

Las consecuencias de la guerra

El 25 de junio de 1950 estalló la guerra entre Corea del norte y Corea del Sur, a este conflicto se unieron los bloques socialistas y comunistas, por un lado China apoyaba a las tropas del Norte y Estados Unidos a las del Sur. 

Como en toda guerra los más afectados son el pueblo, muchas de estas personas perdieron la vida, algunas otras perdieron a su familia y para aquellos que corrieron con suerte, lograron escapar a tiempo y lograron refugiarse y asentarse en un lugar alejados de las balas. 

El pueblo coreano se vio sumamente afectado por este conflicto, la pobreza abundaba en todo el país, y esto duró por muchas décadas y en Oda a mi padre podemos ver reflejado este duro momento para los coreanos. Es difícil de creer que Corea del Sur no siempre fue el país progresista que vemos ahora, los estragos de la guerra aún siguen afectando a cientos de personas. 

Como lo podemos ver al final de la cinta, la cadena de televisión KBS lanzó un programa para reunir a las familias separadas por la guerra. 

Buscando a los familiares perdidos 

Después de 33 años del inicio de la guerra, la KBS lanzó un programa llamado Buscando a los familiares perdidos, así el 30 de junio de 1983 a las 10:15 pm el primer episodio salió al aire. Tal como lo podemos ver en Oda a mi padre, el programa busca reunir a las familias que tuvieron que separarse. 

En un principio el programa estaba planeado para que durara 100 minutos y solo se tenía pensado que fuera una sola emisión, sin embargo, por la cantidad de llamadas que se recibieron se tuvo que prolongar a dos horas, pero este tiempo no era suficiente. 

El segundo programa duró más de 8 horas, y con cada nueva emisión llegaban más y más solicitudes de cientos de coreanos en busca de sus familiares, tanta fue la popularidad del programa que las paredes y pasillos de la KBS estuvieron repletas de carteles con nombres y datos de las personas que buscaban, pero esto no fue suficiente.

La explanada de la plaza de Yeouido también se llenó de carteles, ninguno tapaba a otro, el respeto entre compatriotas era tan grande que respetaban los anuncios, porque todos estaban ahí por la misma razón, encontrar a sus seres queridos. 

Al final, el programa recibió más de cien mil solicitudes, la cadena de televisión hizo un gran esfuerzo por hacer llegar las imágenes no solo dentro de Corea sino también a países como Japón, China y hasta en Estados Unidos. 

Gracias a esto, más de 10 mil familias lograron reunirse, tras 183 días de emisión, el programa logró batir récord al ser considerada como la transmisión más larga a nivel mundial en directo con 453 horas y 45 minutos. 

¿Por qué ver Oda a mi padre?

Fuera de Corea las críticas no fueron las mejores, pues la mayoría de las personas que juzgaron el filme no lograron entender por completo el mensaje del filme, no se trata tan solo de retratar la guerra, o los conflictos políticos que se vivieron a raíz de esto, sino que el director Yoon Je Kyoon buscaba hacerle un homenaje a sus padres.

Las consecuencias de la guerra siguen presentes, a 70 años de este lamentable suceso, existen miles de familias que siguen en busca de sus familiares, de sus padres, hermanos y parientes. Oda a mi padre es el reflejo de esto, de las consecuencias que dejó la guerra. 

Es el otro lado de la moneda, lo que tuvo que vivir el pueblo coreano para salir adelante, para convertirse en el país que hoy en día conocemos, las cicatrices permanecerán por muchos años más y el pueblo coreano se identifica con este tipo de historias porque son las más cercanas a sus corazones. 

***

Una película que refleja la guerra de Corea y que, hasta la fecha, es la tercera más taquillera en la historia del país asiático.

Sí tú ya viste este filme ¡cuéntanos! ¿qué te pareció? 

 



Deja tus Comentarios