Si Uey: el asesino serial más temido de Tailandia



«No salgas de noche o vendrá Si Uey y te comerá el hígado» es una frase que los padres tailandeses usan a menudo para evitar que sus hijos salgan sin su supervisión. Pero ¿quién fue Si Uey y por qué sigue causando miedo entre los ciudadanos tailandeses? En esta nota te lo contamos.

Por: Ilse Juárez

A finales de los años 50 se presentaron una serie de desapariciones de niños en distintas provincias de Tailandia. La policía muy confundida investigó los casos sin encontrar mucha información al respecto. Sin embargo, en 1958, mientras una mujer  buscaba a su hijo, se encontró con una hoguera donde el cuerpo de un niño estaba siendo cremado. Inmediatamente reconoció la pierna de su hijo y llamó a las autoridades.

El amable vecino 

El responsable de esa hoguera era un inmigrante chino de nombre Si Uey Sae-Ung, quien se dedicaba a ayudar a los agricultores locales. Apenas hablaba tailandés y sus vecinos lo describían como un hombre amable al que le gustaba sonreír.

A Si Uey se le acusó del asesinato de otros cinco niños, pero lo que más conmocionó a los tailandeses fue que también confesó haber comido algunos de sus órganos.El 17 de septiembre de 1959, fue declarado culpable y fusilado.

Tras su muerte, su cuerpo se envió al hospital Siriraj, para estudiar su cerebro y encontrar alguna anomalía que explicara su comportamiento caníbal. Sin embargo no se hizo ningún reporte oficial y en cambio su cuerpo fue momificado y se exhibió en el museo del hospital, famoso por tener en su colección cadáveres de recién nacidos y cuerpos mutilados víctimas de violencia y enfermedades.

El cuerpo momificado de Si Uey causaría gran controversia debido a que era exhibido con la leyenda “hombre que come gente”.

El caso de Si Uey se volvió más polémico y turbio cuando los padres de las víctimas mencionaron a un pariente de un jefe local como el culpable. Además de que en los últimos años se encontraron muchas inconsistencias en el caso, que fue alimentado y construido por el sensacionalismo provocado por los medios de comunicación.

Todas estas irregularidades provocaron que la gente iniciara una campaña en Change.org para pedir el retiro de su cadáver del museo para darle una sepultura digna.

El turismo médico en Tailandia: un mercado en auge

La sepultura de Si Uey

Pharaoh Chakkraphattranan, un activista por los derechos humanos comenzó esta campaña, alegando que su muerte ya era un castigo suficiente y que la exhibición de su cuerpo atentaba contra su dignidad humana.

El museo del hospital Siriraj en un inicio no se mostró muy cooperativo con la petición, pues el cadáver de Si Uey se había convertido en la principal atracción del museo. 

El primer paso que dieron fue cambiar la placa “hombre que come gente” por “preso del corredor de la muerte” de su vitrina, sin embargo la petición en Change.org tendría más de diez mil firmas y se logró así que el museo cediera el cuerpo.

En julio del 2020 el cadáver finalmente se incineró en un funeral budista al que atendieron decenas de personas con flores que dejaron en su féretro y por supuesto con la presencia de los medios de comunicación.

El calendario Budista en Tailandia y otros países de Asia



Deja tus Comentarios