Tres artistas tailandeses que debes conocer.



El arte contemporáneo tailandés ha tenido un gran crecimiento en los últimos años debido al aumento de las galerías privadas en Bangkok. Aunado a esto los  artistas han trabajado arduamente en crear propuestas  donde muestran nuevas ideas que respondan a las necesidades de la sociedad actual, alejándose así del continuo reciclaje de símbolos y colores de los templos tailandeses como se hizo durante muchos años.

Por: Ilse Juárez

Rirkrit Tiravanija

El primer artista del que hablaremos es Rirkrit Tiravanij, nació en Buenos Aires, Argentina y creció en Tailandia. Estudió en Ontario College of Art en Toronto e hizo una residencia artística en Whitney Museum of American Art. Su educación y constante cambio de residencia le permitió conocer un amplio panorama del arte tanto de Oriente como de Occidente.

La obra de Rirkrit se puede describir como arte relacional, es decir su trabajo se enfoca en romper la barrera entre la obra de arte y el espectador para crear experiencias significativas para este. También aboga por la democratización del arte haciendo uso de objetos ordinarios en la construcción de sus obras.

Uno de sus trabajos más destacados es Soup/No Soup en la galería Chantal de París. La obra consiste en una instalación gigante donde convierte la galería en un enorme banquete abierto al público. El platillo principal del banquete es la tradicional sopa tailandesa de leche de coco y pollo Tom Ka Khai. En esta obra, busca que los asistentes experimenten y construyan la pieza a partir de la socialización por medio de la comida, convirtiendo así la interacción humana en un acto estético como respuesta a la apatía generada por los medios digitales.

El artista ha expuesto en distintos museos como el  Reina Sofía en Madrid y el Guggenheim de Bilbao y Nueva York. Actualmente es representado por la galería mexicana Kurimanzutto con sede en Nueva York y San Miguel Chapultepec en la Ciudad de México.

En el siguiente vídeo puedes conocer un poco más de su obra.

Apichatpong Weerasethakul

El arte contemporáneo se caracteriza por romper las barreras entre las disciplinas, permitiendo que bailarines, cineastas, músicos, etc, creen obras que trascienden su formación académica. Este es el caso de Apichatpong Weerasethakul, uno de los artistas tailandeses más prolifero de los últimos años.

Apichatpong estudió arquitectura en la Universidad de Khon Kaen en el nordeste de Tailandia, sin embargo se destaca por su trabajo como guionista, director y artista visual. En el 2010 recibió la Palma de Oro por su película El tío Boonmee que recuerda sus vidas pasadas

Su obra se mueve entre la instalación, el vídeo y la fotografía, donde su preocupación principal es la manipulación del tiempo, la memoria y la luz.

Sak Yant: Los tatuajes protectores de Tailandia

En 2011 hizo una instalación llamada Primitive en colaboración con el New Museum  en Nueva York. En esta obra el artista hace una crítica a los jóvenes tailandeses que al no tener un fácil acceso a la educación y otros programas de inserción laboral solo les queda usar su imaginación para pasar el tiempo libre frente a la incertidumbre del futuro.

La instalación está llena de enormes videos en loop, creando la sensación de un tiempo fragmentado y repetido.

Pinaree Sanpitak

Pinaree Sanpitak es una de las artistas contemporáneas más destacadas y respetadas de Tailandia. Estudió en la universidad de Tsukuba en Ibakari, Japón.

Su obra es una poderosa exploración del cuerpo de la mujer, así como la construcción de la feminidad en Asia. Su formación en la universidad de Tsukuba le permitió tener un íntimo acercamiento al arte zen, influenciando en las delicadas abstracciones del cuerpo femenino que usa para construir su obra.

Pinaree usa distintos medios y técnicas en sus piezas como la pintura, el dibujo, la cerámica, los textiles y la escultura. El motivo principal de sus obras son los senos femeninos que ella asocia con el mundo natural y las estupas budistas.

Al ser una artista sumamente espiritual e intuitiva su trabajo no puede describirse con los términos rígidos a los que el arte conceptual está acostumbrado, por lo que la artista prefiere referirse a su trabajo a partir de las experiencias sensoriales que provoca.

Su obra Temporary Insanity (2003) es una instalación conformada por 100 piezas de seda con formas esféricas que recuerdan a los genitales femeninos y masculinos. Los colores cálidos que usa en ellas evocan a la piel y los colores que llenan las calles de Tailandia.

Estos tres artistas tailandeses ofrecen maravillosas propuestas artísticas donde retoman su cultura, sin dejar de lado el pensamiento crítico que caracteriza al arte contemporáneo. ¿Cuál fue tu favorito?

Los mercados flotantes de Tailandia, una tradición vigente



Deja tus Comentarios