«When We Were Us», de Super Junior KRY, cálidas y reconfortantes sensaciones hechas canciones

"When We Were Us", de Super Junior KRY, cálidas y reconfortantes sensaciones hechas canciones


K.R.Y. son las iniciales de los integrantes de Super Junior-K.R.Y., pero también pueden entenderse como “llorar” en inglés. Y justo eso provocan con su primer disco, When We Were Us, lanzado con éxito el lunes pasado. Dale play, y recorre este viaje emocional con nosotras…

“When we were us”

Suaves notas de piano nos meten de inmediato en el mood melancólico del trío. Aunque no se trata de una canción feliz, sí nos transporta a esa calle con esencia floral, al verano azul del que cantan con esas voces privilegiadas. Sí podemos sonrojarnos con la voz de Kyuhyun, como si fuéramos a quien nos susurra. Y los recuerdos pueden doler, como canta Ryeowook. Pero podemos consolarnos con esta canción, que es como los abrazos eternos que menciona. Yesung la describe como una balada estilo coreano, y lo es, es fina, emotiva, y poética. Incluso podemos llamarla un futuro clásico, un tema atemporal.

“Way to Busan”

Kyuhyun comentaba, previo al lanzamiento del mini-disco, que no quería encasillarse, pues ya tenía otra canción sobre un lugar, “At Gwanghwamun”. Hay que decirle que se olvide de eso, pues lo único que nos provoca es querer ir con él y su compañeros a sentir la calidez de esa ciudad cualquier primavera, a escuchar juntos el sonido de las olas, y a sentir la brisa del mar. Si nunca has ido a Busán, la suave melodía de esta balada y las armonías vocales de los ídolos surcoreanos serán como una alfombra mágica que te llevará volando hasta allá. Aunque quizá te contagies de su tristeza porque les recuerda a alguien… vale la pena correr el riesgo.

“The way back to you”

El fresco verano que quería plasmar Ryeowook en este disco se siente desde que escuchamos la trompeta jazzera de este tema. Si nos queremos ver muy soñadoras, parece dedicado a ELF, a quienes regresan luego de un largo tiempo, esas fieles compañeras que han esperado pacientemente un disco. Con un ritmo más movido, es un mid-tempo que no desentona del resto del disco. Es el ramo de rosas o tulipanes con el que llegan en sus manos, para alegrar estos últimos meses tan difíciles para el mundo, y hacer de este necesario reencuentro un momento muy dichoso.

“I can’t”

La madurez que han adquirido con el paso de los casi 14 años que llevan como subunidad se nota a lo largo de todo el disco. Esta canción, por ejemplo, bien puede ser una balada clásica de antaño, aunque no por eso suena pasada de moda, pues lo bueno nunca corre con esa clase de suerte. Chicos y grandes conectarán fácilmente con melodía, voces impecables y cargadas de sentimiento, y la triste letra. Romper no es fácil, pero si puedes sostener tu corazón mientras escuchas esta canción, estarás bien, sobretodo al final que unen sus voces para crear una armonía impecable que no le pide nada a las de los cantantes occidentales.

“Home”

Si Label SJ estuviese pensando en lanzar un segundo sencillo de When We Were Us, esta canción bien podría ser la elegida; incluso pudo ser el primero. Las emociones comienzan a surgir con las teclas del piano, y a los pocos segundos ya nos sentimos en un abrazo grupal con Ryeowook, Yesung y Kyuhyun, aunque sea por medio de sus voces. Y ese llanto que mencionábamos al principio, sale como cascada aquí, más que en otra parte del disco por todo lo que nos cantan. En pocas palabras, podemos correr hacia ellos, que nos recibirán prestando sus hombros para olvidarnos de la soledad, y para escuchar que todo estará bien. ¡Qué protección tan divina en forma de balada épica! Digna, sin duda, de la gran historia de amor entre ELF y Super Junior-K.R.Y., y todo Super Junior… el hogar que mucha gente sabe que tiene para siempre.

“Midnight story”

Dulces rasgueos de guitarra nos reciben en otra balada llena de poesía en sus letras, que se vuelven una caricia al alma con las voces del trío. Aquí hay una especie de cuento de hadas sobre una persona que extraña al ser amado, y que también podría servir como canción de cuna. Dulces sueños daría, con cielos nocturnos, el brillo de las estrellas, y la luz de la luna que dicen extrañar en su canción, y quizá ahí ocurriría el encuentro entre estas dos personas… quizá el tuyo con tu oppa. Un suave chiflido acompañado de la misma guitarra, son buen cierre tanto para el tema como para el disco… y te llevarán al botón de repetir.

Hubo que esperar mucho por un disco de ellos, quizá algunas ELF pensaron que este momento nunca llegaría pues han pasado casi 14 años desde que se formó la subunidad, pero When We Were Us ha venido a llevarse esos pensamientos como una lluvia de verano cuyas gotas nos golpean con sus emociones y sentimientos.

Que nos hace llorar mucho, sí, y es inevitable. Pero ahí está la magia de la música, que no nos toca físicamente pero nos hace sentir hasta lo más profundo, que nos deshace y nos rehace, y nos rendimos sin oponer resistencia pues trae las voces prodigiosas de Kyuhyun, Ryeowook y Yesung. Si a alguien le quedaba duda de por qué son de las mejores voces del K-pop, y de Corea del Sur, este disco es una prueba más de ello.

Decía la escritora Karen Blixen en su novela autobiográfica Memorias de África, llevada al cine como África mía: “La cura para todo es siempre agua salada: El sudor, las lágrimas, o el mar”. Estés herida emocionalmente o no, el disco When We Were Us es esa medicina para el alma que todos necesitamos, y más en estos tiempos, y te hará sentir a salvo y muy amada por Super Junior-K.R.Y.



Deja tus Comentarios

Avatar
Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Periodista. He escrito sobre música y espectáculos en general, en diferentes publicaciones como el periódico Reforma, y las revistas Notas Musicales, Teen en español, Eres, 15a20, y Rolling Stone. Abierta a escuchar diferentes tipos de música, un día de hace varios años llegué a Super Junior, y ellos hicieron crecer mi interés por la cultura coreana.