Yami kawaii: los enfermos adorables



El yami- kawaii es una subcultura que busca visibilizar las enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad que son un tabú para la sociedad japonesa.

Por: Ilse Juárez

Japón es uno de los países con la tasa de suicidio más alta, y a pesar de que en lo últimos años los números se han reducido considerablemente por las campañas de salud mental, sigue siendo un tema preocupante en la sociedad japonesa.

Aunado a esto, el estrés académico y laboral que existe en Japón, así como la constante presión de alcanzar ciertos estándares de productividad o excelencia académica hacen que sea una sociedad propensa a la depresión y ansiedad, sin embargo estos temas continúan siendo un tabú para los japoneses.

Los enfermos adorables

Como respuesta a esto, surgió entre los jóvenes una subcultura muy peculiar llamada yami kawaii o, literalmente, los “enfermos adorables”. Este estilo enfrenta los dos polos de la sociedad japonesa. Toma la estética kawaii, los tonos rosas y los personajes adorables y los combina con el lado más oscuro de las enfermedades mentales; navajas, jeringas y medicamentos. Juntos adornan los trajes de los jóvenes yami-kawaii.

Las subculturas de la moda japonesa

La heroína de los enfermos adorables

Menhera-chan es el manga más representativo del estilo yami-kawaii. Creado por Ezaki Bisuko, Menhera-chan es una estudiante de preparatoria que tiene el poder de convertirse en una magical-girl, al estilo Sailor Moon, tras cortarse las muñecas y esparcir su sangre. En sus aventuras la acompaña su conejo con orejas de píldora.

Bisuko cuenta que creó este personaje como una forma de escape tras sufrir abuso doméstico cuando era un adolescente. 

La historia y los poderes de su peculiar heroína pronto ganaron popularidad entre los jóvenes, adoptando las vendas ensangrentadas que Menhera-chan usa en las muñecas.

Pese a las críticas que ha recibido este manga, ya que muchos piensan que busca poner de moda la depresión, Bisuko ha dicho recibir mensajes de agradecimiento por parte de los lectores del manga, porque se identifican con los personajes de su historia y visibiliza los problemas por los que están pasando.

La influencer y artista más representativa de este estilo es Kuua Oyasumi, quien ha colaborado en varias ocasiones con Ezaki Bisuko. Oyasumi ganó fama por su personalidad disidente y su honestidad al hablar sobre su depresión. Sin embargo ella no se ha autonombrado yami kawaii; la artista menciona que ella usa la ropa y el estilo que le gusta y después se da cuenta de que este tiene un nombre.

Críticas a yami kawaii

Esta subcultura ha generado muchas opiniones encontradas entre el público, desde los que agradecen que los temas de salud mental se hagan presentes en la moda y la cultura japonesa, hasta los que creen que solo es una forma de romantizar y desinformar a la gente sobre la depresión.

Otra opinión popular sobre esta subcultura, es que esta forma de expresión surgió como un mecanismo de defensa frente a los prejuicios que hay sobre la depresión en Japón. No es romantizar la depresión, sino que al ser un tema tan tabú, los jóvenes han tenido que recurrir a lo kawaii, al manga y demás expresiones tan comunes en Japón para poder hablar de los padecimientos y problemas que sufren.

¿Tu qué opinas sobre la subcultura yami kawaii?

Shanghái ciudad de moda y estilo



Deja tus Comentarios